1. Utiliza siempre el casco

Es obligatorio en vías interurbanas, pero recomendable utilizarlo también en ciudad. Es nuestro único elemento de seguridad pasiva y absorberá la energía del impacto en la cabeza. Seas profesional, cicloturista o principiante, haz uso del casco SIEMPRE.

2. Circulación en grupo

Está permitido circular en fila de a uno o en columna de a dos como máximo. En ambos casos, el grupo funciona como un solo vehículo y debe circular lo más a derecha posible de la vía. Es obligatorio colocarse en hilera en tramos sin visibilidad, y cuando se formen aglomeraciones de tráfico. Salir en grupo debería mejorar la seguridad: Un grupo de ciclistas es más visible a ojos de los conductores de vehículos a motor. Ante cualquier negligencia del resto de conductores, siempre habrá testigos. Si hay averías o accidentes, el resto de ciclistas debería ser solidario. Y si circulas en fila india, y tienes que dar relevos, asegúrate que no se aproxima ningún vehículo cuando inicies el adelantamiento.

3. Respeto a las normas de circulación

El ciclista y su bicicleta son un vehículo más. Respeta las normas de circulación. Si el resto de vehículos tiene obligaciones o prioridades, el ciclista también debe respetarlas (semáforos, STOP, ceda el paso, etc). Si te ven que respetas las normas, es más fácil que te respeten a ti. Y no olvides que también puedes ser sancionado.

Desengrasar cadena de bicicleta

4. Tu bicicleta siempre a punto

No olvides revisarla periódicamente para no sufrir averías que puedan poner en riesgo tu seguridad. La presión correcta de la ruedas evitará el riesgo de pinchazos y posibles derrapes. La tensión correcta de los frenos y el estado de la zapatas será importantísimo en situaciones de frenadas de emergencia. El engrasado correcto de la cadena y los cambios evitará el riesgo de rotura en momentos de mayor esfuerzo. Las ruedas deben estar bien ajustadas y apretadas, sobre todo la delantera, antes el riesgo de que en una sucesión de baches pueda salirse del anclaje.

5. Hazte ver

El resto de vehículos cumplen con la función de “ver y ser vistos” con luces e intermitencias, y un ciclista no debe ser menos, aunque tiene que poner más de su parte. Cuando es de noche o en condiciones de baja visibilidad (mal tiempo, túneles, etc) tanto en ciudad como en carretera (obligatorio) es imprescindible el uso de material reflectante, en forma de chalecos, brazaletes o catadióptricos en pedales o ruedas para que el resto de usuarios puedan distinguirnos a una distancia de 150 metros. Y a la hora de elegir el color de la ropa para circular en bici, mejor escoger colores claros y llamativos.